fbpx

NECROSIS GRASA: VALORACIÓN POR IMAGEN

La necrosis grasa es un proceso patológico benigno de tipo inflamatorio, el cual ocurre cuando hay saponificación de la grasa local; cada vez es más frecuente observarlo debido al mayor número de diversos procedimientos de cirugía mamaria.

Puede tener una apariencia muy variable, a veces alarmante y es necesario efectuar diagnóstico diferencial con una neoplasia maligna primaria.

El médico clínico y el radiólogo deben familiarizarse con las diferentes manifestaciones en la imagen mamaria de está patología, para evitar retraso en el diagnóstico o biopsias innecesarias.

¿Quiere saber más?

La necrosis grasa es generalmente secundaria a un traumatismo mamario o quirúrgico, debido a biopsias percutánea, excisional, tumorectomía, segmentectomía, cirugía conservadora con radioterapia, mamaplastía de reducción, mastopexia, explantación de implantes, reconstrucciones mamarias con o sin protésis, colgajos miocutáneos de recto abdominal y dorsal ancho, así como injertos de piel e inyección de grasa autóloga o de cuerpo extraño.

El interrogatorio para evaluar los antecedentes de cada paciente es de vital importancia, así como la exploración clínica.

Algunas pacientes pueden ser asintomáticas en la mayoría de los casos y otras tienen hallazgos incidentales, como masa palpable de consistencia blanda, dolorosa, con engrosamiento de la piel o retracción de estructuras adyacentes y del pezón.

A nivel microscópico, el cambio inicial es la alteración de las células grasas con necrosis y formación de vacuolas, posteriormente existe fibrosis que se desarrolla durante la fase de reparación y engloba periféricamente el área de grasa y restos celulares, con el tiempo se reemplaza por cicatriz.

En los métodos de imagen primarios (mastografía y ultrasonido), los hallazgos dependerán de la cantidad de tejido extirpado y pueden observarse como una masa espiculada irregular, mal definida, generalmente visible en una sola proyección, ya que modifica su morfología en las diversas proyecciones y en los cortes de tomosíntesis, con o sin calcificaciones en su interior, generalmente gruesas heterogéneas, aunque en algunas ocasiones pueden ser sospechosas de malignidad; quistes oleosos (Figura 1), asimetrías focales con áreas de distorsión de la arquitectura, son otros signos encontrados. Mediante ultrasonido son masas morfológicamente benignas en la mayoría de los casos, heterogéneas, con o sin vascularidad a la aplicación del sistema Doppler; en caso de tener calcificaciones podemos observar sombra sónica posterior (Figura 2).

En caso de duda diagnóstica los métodos funcionales como la resonancia magnética contrastada y la mastografía por emisión de positrones (PEM), son de utilidad para diferenciar entre benignidad y malignidad, ya que la resonancia magnética puede identificar en forma fidedigna la intensidad de señal de la grasa y generalmente no se aprecia realce del medio de contraste (gadolineo) o del radiotrazador.

Figura 1. Mastografía digital proyecciones MLO: Se observa redistribución del tejido mamario con engrosamiento de la piel y nódulos radiolucidos retroareolares izquierdos con calcificaciones gruesas heterogéneas, así como líneales.

Figura 2. Ultrasonido mamario (misma paciente). Imágenes bilaterales ovaladas, circunscritas, heterogéneas de predominio hipoecoico, la derecha vascularizada y la izquierda con áreas ecogénicas en relación a calcificaciones.

 

 


 

Dra. María del Carmen Lara Tamburrino

CT Scanner Sur 

 

Esta información no pretende ser un sustituto de atención médica,

siempre siga las instrucciones de su profesional de la salud.

Click here to change this text

Leave a Reply